domingo, 29 de marzo de 2009

Rafael Alberti: Roma, peligro para caminantes. Lo que dejé por tí

Después de América, una nueva estación en el exilio aguarda a Alberti, será Roma. Esta nueva etapa en el destierro supone la posibilidad de estar más cerca de España, de recuperar una geografía conocida, la mediterránea, y su cultura; no obstante, este cambio radical le inspira también la nostalgia de las tierras americanas. Su maleta de exiliado incorpora nuevas ausencias.


Lo que dejé por tí
(Rafael Alberti: Roma, peligro para caminantes, 1964-67)

Dejé por ti mis bosques, mi perdida
arboleda, mis perros desvelados,
mis capitales años desterrados
hasta casi el invierno de la vida.

Dejé un temblor, dejé una sacudida,
un resplandor de fuegos no apagados,
dejé mi sombra en los desesperados
ojos sangrantes de la despedida.

Dejé palomas tristes junto a un río,
caballos sobre el sol de las arenas,
dejé de oler la mar, dejé de verte.

Dejé por ti todo lo que era mío.
Dame tú, Roma, a cambio de mis penas,
tanto como dejé para tenerte.

"Roma, peligro para caminantes", es uno de los libros más importantes de la etapa creadora reciente de Rafael Alberti y su primer libro "europeo" en el que un Alberti neobarroco y formalista nos muestra la Roma más degradada y mugrienta, alejada de los tópicos turistas. Un supremo dominio verbal sirve a una inventiva constante, tan visible y soberana en la ironía como en la experimentación y la gravedad, que recupera, para los ojos del gran poeta español en el exilio, la verdad popular romana en su insolente vitalidad erótica y escatológica, resurgiendo, poderosa, tras el mármol augusto y las calles donde el Renacimiento floreció.

1 comentario:

Carme Cubero Corpas dijo...

Gracias por tu entrada. Yo he disfrutado tanto con el cinismo y la entereza triste de Alberti y Roma peligro para caminantes, paseando de su mano por Roma. De hecho, he creado una ruta literária a partir de este libro.